• C/ San Juan de Dios, 1 - 36208 Vigo (Pontevedra)
  • +34 986 23 27 40 - +34 986 29 74 00

Área de Residencia

residencia

El Área de Residencia del HC  San Rafael se configura como un dispositivo asistencial y de convivencia, cuyo fin es proporcionar atención completa y servir de vivienda estable y ordinaria a personas con discapacidad intelectual, que por sus circunstancias personales o problemática sociocultural y económica, encuentran dificultades para la integración, la permanencia y el desarrollo en el entorno familiar.

La Residencia del HC San Rafael se encuentra integrada dentro de una red de Servicios Sociales comunitarios, cuya función es prestar atención a aquellas personas que, con discapacidad intelectual, carecen de núcleo familiar de referencia o éste no cubre sus necesidades básicas.

La Residencia del HC San Rafael, además de otras, presta las atenciones básicas siguientes:

  • Manutención y alojamiento de los usuarios.
  • Actividades de convivencia, cooperación y auto-ayuda.
  • Apoyo psicosocial y sanitario.
  • Actividades encaminadas a mantener, desarrollar e incrementar la autonomía personal y la independencia tanto en el Centro como en el entorno.
  • Actividades encaminadas a fomentar la integración y participación en entornos normalizados.
  • Actividades de ocio y tiempo libre.
  • Orientación familiar.
  • El perfil del usuario es de personas con discapacidad intelectual con edades comprendidas entre los 18 y 40 años (para el ingreso), con discapacidades físicas o conductuales que permitan la integración armónica en el grupo y el autoalimiento, además de no padecer enfermedades que requieran cuidados médicos y/o de enfermería de manera periódica o indefinida.
  • Es un recurso concertado con la Consellería de Traballo e Benestar.

Piso tutelado

Este dispositivo es una modalidad del Área de Residencia para aquellos usuarios que han adquirido una formación a nivel socio laboral y de convivencia que hace posible su integración autónoma e independiente en la Comunidad, siempre con apoyo y supervisión, pero que por carecer de familia o por la problemática que existe en ella, no cuentan con el respaldo adecuado. La necesidad de apoyos es intermitente y se contempla la actividad como el paso previo a la vida independiente.

Los objetivos del piso tutelado son el desarrollo de hábitos de convivencia normalizados a través de actividades propias de todo grupo familiar que convive en un mismo domicilio (comidas, limpieza, organización de la casa, compras, uso del teléfono, manejo de electrodomésticos…).

Realizan todas aquellas actividades que les permiten participar en modelos normalizados de vida, haciendo uso de los servicios que les ofrece la sociedad y participando de la vida comunitaria (gestiones en bancos, organismos oficiales, controles sanitarios…).

Organizan, con el apoyo necesario, el ocio y tiempo libre, uso de los servicios culturales, actividades deportivas, lúdicas, de transporte… de que disponen en su entorno.